ComunicAr Deportes

La pasión se vive y se lee

Alma, corazón y vida: Argentina ganó un tremendo partido en el Mundial U21

Foto: FeVA

Cuando parecía que se complicaba, Argentina le ganó a Bélgica en un partidazo.

La Selección Nacional logró dejar atrás la derrota de ayer y se impuso ante su par belga por 3-1 con parciales 25-21, 23-25, 25-19, 25-21, en un final algo caótico.

El partido comenzó bastante parejo, con errores de ambos lados. Argentina no encontraba coordinación en el bloqueo en posición dos y Bélgica supo aprovecharlo. Los ataques de Manuel Armoa, permitieron que la albiceleste equipare el marcador y pelee el set. Lo que falló fue, entre otras cosas, la primera defensa que no supo amortiguar los ataques rivales y eso desencadenaba caos en el fondo.

El ingreso de Ramses Cascú por el centro le cambió la cara al equipo, que se había puesto 19-18 a su favor, y pesar de que el oriundo de Campana complicó al rival desde el saque, la diferencia no pudo aumentarse demasiado. Nuevamente apareció la figura de Manuel Armoa para desestabilizar la defensa belga, y poner a su selección arriba en el marcador. Los saques de Pablo Urchevich, recientemente incluido en el equipo por dar positivo de covid al igual que Cascú, también contribuyeron a cerrar el primer set 25-21 a favor de Argentina.

Ya para el segundo set, el campanense saltó a la cancha desde el arranque y aunque Argentina inició abajo, aprovechó errores rivales y marcó contundencia en el saque. Igualmente no por mucho, porque el partido seguía punto a punto y cuando hubo una diferencia de tres tantos en contra, Martín López aprovechó el tiempo técnico para corregir cosas y para que los jugadores sigan mentalizados.

La falencia de la selección albiceleste en esta etapa estuvo en la primera pelota, ésta no era limpia e impedía que los armadores puedan ser precisos. El partido se equiparó cuando Argentina fue inteligente y contundente, aunque el rival se imponía. Los ataques del opuesto belga complicaron al conjunto nacional, y sumado a los errores ofensivos propios, el set estaba servido para Bélgica, y el partido se igualó 1-1.

Las claves del tercer set

En la tercera parte, los de López empezaron ganando, y entregaron dos puntos por errores propios. El entrenador decidió dejar descansar a Armoa que fue reemplazado por Malaber. El bloqueo argentino no supo leer las jugadas, y por eso el rival se acercaba. Los ataques de Cascú por el centro fueron rápidos y eficaces, al igual que su salto al bloqueo. Cuando parecía que Argentina se despegaba, dos saques exitosos de Bélgica pretendían la caída, pero la disputa seguía.

Con Armoa en cancha y en el saque, la albiceleste continuó sumando pero el rival no dio el brazo a torcer. El partido empezó a ponerse picante y el estado anímico de los argentinos subió, y aunque el punta belga ponía todos sus ataques en los tres metros, en el estadio se escuchaba «nosotros alentamos, pongan huevos que ganamos«. Un ataque diagonal de Cascú y un afloje de Armoa sentenciaron el 25-19 para Argentina.

En el cuarto set, el punta zaguero Vidoni complicó desde los saques, y cuando se perdió el servicio siguió sumando desde el ataque. Bélgica sabía que era un set clave, y por eso comenzó a impacientarse al ver que su rival estaba tan compenetrado en el partido. El triple bloqueo argentino fue el puntapié para imponer la supremacía. «Esta es la banda de la Argentina» se cantaba en la cancha, y eso impulsó a los jugadores a dejar todo y más, con el marcador 2-10 a su favor.

Los belgas se dieron cuenta de la imposibilidad de vencer a la primera defensa, y empezaron a tocar en lugar de atacar. Esto los favoreció y fue así como empezaron a sumar. No duró mucho, porque Gallardo clavó un ataque por el centro en la línea de tres metros y Argentina continuaba arriba. Usando el bloqueo y aprovechando cada falencia, la albiceleste sumó pero Bélgica jamás dio el brazo a torcer y de a poco se iba acercando. El tablero marcaba 10-17 y los de López sabían que no podían perder más puntos, y la cuestión empezó a complicarse.

Un error rival hizo que la albiceleste respire y pueda rotar, pero no por mucho. La diferencia se acotaba y, aunque todavía estaba la chance del tie break, Argentina perdía la cabeza. El entrenador dispuso un doble cambio para dar vuelta los ánimos, pero se perdió el saque y solo había cuatro puntos de diferencia. Un toque de Vidoni y un ataque a la red de Bélgica le iban a dar más margen al equipo, pero se erró otro saque y hubo un mal servicio.

Se cerró el doble cambio, pero los argentinos no pudieron concluir el partido con facilidad. Después, un punto directo en el medio de la defensa belga parecía que sentenciaba el encuentro. Argentina tuvo match point en tres pelotas seguidas y finalmente pudo cerrar el partido en el cuarto set por 25-21.

Buena muestra de carácter de los dirigidos por Martín López que supieron accionar a tiempo. La realidad es que el rendimiento del equipo viene subiendo, independientemente de los resultados. Y se nota dentro de la cancha que son pibes que quieren comerse el mundo, llenos de sueños con la camiseta celeste y blanca.

¿Cómo sigue todo?

Mañana a las 11:00, hora Argentina, la Selección se medirá ante República Checa buscando otra victoria. Al igual que todos los partidos de este torneo, pueden verse en el canal oficial de YouTube de la Volleyball World.

About The Author