ComunicAr Deportes

La pasión se vive y se lee

Entrevista a Brenda Vernor :»La única mujer al lado de Ferrari»

@F1

La profesión de Periodista  me ha  llevado a conocer y hablar con personas que estuvieron en el momento que la historia se escribía,  hombres y mujeres  que estuvieron presentes y fueron testigos en el momento en que los actores principales de las obras más importante de los hechos del deporte motor se ejecutaban en vivo y directo, fue así que gracias a esta hermosa  profesión que amo con toda mi vida pude viajar en el tiempo de la mano de Giancarlo Minardi al 7 de abril  de 1985 en Jacarepaguá,  mientras el último artesano de esta ya deshumanizada Fórmula 1 presentaba un solo auto en aquél majestuoso GP  que era conducido por todos los corazones de  Faenza.

Presencié atónito el momento exacto donde despojado de todo instinto de conservación, Arturo Merzario  se zambullía de un solo salto a las llamas de aquel maldito infierno en el legendario Nurburgring, para rescatar a un  piloto que a partir del inolvidable 1ero de Agosto de 1976 se convertiría en leyenda.

Sentí un nudo en la garganta cuando los médicos de Basilea le aclaraban sin remilgos a Giordano Regazzoni que su hermano  Clay jamás volvería a caminar, y así, juntos en aquel momento, Giordano  sintió que  al compartir conmigo su  dolor era un poco más soportable.

Grité eufórico y sin garganta en el exacto momento que los cronometristas  de las pruebas libres del GP de Mónaco de 1988 nos indicaban que con aquel “Tuberculoso” EuroBrun, nuestro honrado trabajador, Oscar “Poppy” Larrauri, llevando un auto sin carga en el túnel del circuito Monegasco, se ubicaba segundo, demostrando muchas veces, que cuando el auto no quiere, el piloto no puede.

Maldije una y otra vez la imprudencia de un piloto como Eliseo Salazar que sin medir riesgos y como si el sacrificio no debería ser tomado en cuenta, arruinaba la carrera deportiva de un incansable luchador que ni ese día ni nunca más en el paso de los años, se lo escuchó decir una sola crítica hacia el conductor Chileno, tan integro es Miguel Ángel Guerra.

Corrí y corrí por la larga calle de boxes del autódromo de Imola el 1ero de Mayo de 1994 persiguiendo el camión que llevaba los restos de lo que una vez fuera el Williams del tres veces campeón mundial de Fórmula uno, corrí con Giorgio Terruzzi solamente por impulso, quizás corríamos porque alcanzando el camión podríamos aferrarnos a la vida escurridiza de Ayrton Senna, aunque íntimamente sabíamos que ya era tarde, por eso corríamos impulsado por el corazón, porque  las piernas, las piernas  nos habían abandonado mucho tiempo atrás.

Y por eso y por muchas historias más, fui afortunado  esta semana de entrar a la oficina de Ferrari, pude  saber que sintió el día después de la muerte de Gilles Villeneuve y entender porque jamás Enzo Ferrari fue un hombre feliz, no tuve que hacer demasiado, solo tomar la mano de Brenda Vernor , su secretaria de toda la vida,  y dejarme guiar  durante todo el trayecto, yo confié desde el primer momento en ella, sabía que jamás me soltaría y no lo hizo.

Con Brenda tuve la contención de una mujer fuerte, que supo mantenerse a flote por más de dos décadas en un mundo tan apasionante como la Fórmula 1, ella , supo ser la mano derecha de Enzo Ferrari, escuchaba al genial constructor Italiano, negociaba con Bernie Ecclestone y contenía a los pilotos cuando muchas veces, porque no?, se preguntaban que hacían arriesgando la vida en aquellos autos de carreras.

Por eso y por mucho más, es que esta hermosa entrevista que tuve con Brenda es que la quise compartir con ustedes, Ella e única y como bien dijo:»No habrá otro Ferrari», les aseguro que no existirá nunca más otra Brenda.

MZ:¿ Como comienza su unión con Ferrari?

BV: Mi relación con Ferrari nace por la unión con un piloto, yo era la novia de   Mike Parkes,  vivía en la misma ciudad que  él y que Piero Ferrari y su Madre, cada tarde, Ferrari venia a visitar a Piero y siempre me decía, ¿Sabes?, Un día de estos te llevo como mi secretaria Y yo le decía, ¡Estás loco!!, yo trabaja como docente de Ingles, ya que soy Británica y Piero era mi estudiante, no necesitaba el trabajo y además me decían que Ferrari era muy bravo, pero un buen día, quise cambiar de aires, de profesión y acepte la propuesta de Enzo, igual,  siempre me gustaron las carreras, también fui novia de Jo Ramirez un Mexicano que con el tiempo trabajaria en varios equipos de la Fórmula 1.

MZ: Sacando a Ferrari de la estructura de Maranello ¿Como era Ferrari el hombre?

BV¿ Era un hombre bueno, buenísimo, lo extraño muchísimo, hombres como él ya no hay más y no existirán más  tampoco, ellos nacen cada un millón de años, era una persona determinante, lo que tenía que decir lo decía y en una pelea andaba a los gritos pero luego de 10 minutos podías bromear y hasta reírte con él, le gustaban mucho las bromas, recuerdo en una oportunidad que yo quería ir al mar, y le quería pedir el día viernes libre, tenía unos amigos ingleses aquí y quería pasar del viernes al domingo con ellos, ahora, tuve que tomar coraje para pedirle permiso ya que él, nunca iba de vacaciones y no entendía a la gente que un fin de semana se quería ir al mar y estar desenchufado de los autos de carrera o las carreras (Risas), entonces entré a la oficina, y le dije: “Ingeniero. ¿Puedo pedirle un favor?”  “Diga, me dijo él”, entonces yo le dije, “Quisiera saber  si me permite faltar el viernes para ir al mar con unos amigos”, él hizo una pausa de unos 20 segundos mirándome fijo detrás de sus anteojos oscuros y yo dije Mamma mía ¿Qué hice?, y ahí me dice “¿Va a llevar traje de baño?”Y yo le dije ¿Cómo? Y el nuevamente “¿Lleva traje de baño?” Yo,  casi tartamudeando ya que no sabía hacia donde se dirigía la conversación le dije, SI, creo que si,  voy al mar, para meterme en el mar tengo que llevar traje de baño le dije, entonces el me dijo, “Ah bueno, entonces si, vaya nomas, nos vemos el lunes” (Risas)

MZ: Enzo Ferrari: ¿Era un hombre hábil por naturaleza o todos los conocimientos los tenían las personas con quienes se rodeaba?

BV: Él era muy hábil, Muchísimo, cuando quería algo a la larga siempre salía con la suya, siempre conseguía lo que quería, yo una o dos veces por mes tenía que telefonear a Bernie Ecclestone, ya que Enzo no hablaba Ingles, ni Bernie Italiano, siempre  se trenzaban en unas peleas fuertísimas, el gritándome en Italiano y yo traduciendo al ingles e Italiano y Bernie gritándome del otro lado( Risas) pero al final , Enzo siempre obtenía lo que quería y Bernie me maldecía al otro lado del teléfono (Risas), pero Ecclestone  lo respetaba mucho, porque en cada negociación, una vez llegado a un acuerdo, Ferrari respetaba lo pactado, si por alguna de esas casualidades de la vida, salía perdiendo en el trato, se mantenía firme a lo pactado de todas maneras, no trataba de cambiar las reglas del juego después..

MZ: Se decía que él amaba a Gilles Villeneuve tanto como a su hijo, ¿Eso era cierto?

BV: Claro que si, Gilles era un loco de las carreras,  mientras el auto andaba como él quería , él lo llevaba bien, cuando el auto dejaba de responder empezaban los volantazos, los golpes al pianito hasta que se despistaba, incluso, Jody Scheckter  siempre le decía, “Gilles, así como manejas nunca vas a ganar un campeonato porque un campeonato se gana con los puntos también” (Risas) “Vos de tres carreras cuatro andas por el pasto”, se bromeaban mucho y se querían mucho, Gilles le decía, “Escucha, yo corro así, mientras el auto ande bien vamos en armonía si no va bien andamos a los sopapos” .

MZ: ¿Brenda:¿Qué recuerdas del 8 de Mayo de 1982?

BV: Uh mira, fue un día tristísimo, ese día yo me enteré por la radio y no podía parar de llorar, el lunes siguiente, cuando entramos a la fabrica, todos trabajan en silencio y Ferrari no salió de su oficina en ningún momento, las pocas palabras que cruzamos lo sentí con la voz a punto de quebrarse, tenía la cara colorada como quien contiene la angustia,  Gilles era un joven que se hacía querer , sincero y muy humilde, esa tarde, cuando Salí de la fabrica fui a mi casa y guarde unas remeras y unas medias suyas, que tenía en mi casa,  yo no lo podía creer

MZ ¿Cómo es eso?, Gilles  paraba en su casa?

BV: Si claro, porque aquí en agosto esta todo cerrado por las vacaciones, hoteles, bares todo cerrado, es pleno verano, esto en agosto parece un cementerio, entonces en el año 81 creo, estábamos en la Fabrica y ellos tenían que hacer dos semanas de pruebas en Fiorano, entonces me dijo, Brenda ¿Tú no tienes una cama demás no? Y yo le dije si claro y Gilles me dijo, listo, esta noche voy a dormir a tu casa (Risas), hacía un calor, un calor que ni te cuento y yo no  tenía aire acondicionado, a Gilles le encantaban las papa fritas, y los ravioles con crema, pero le gustaba con locura y yo con miedo le digo Gilles que quieres comer? Mientras que por dentro me decía ¡Que no me haga freír papas fritas, que no me haga freír papas fritas !! Y él dice, unas papas fritas y listo, y ahí estaba yo con cuarenta grados friendo mientras él en el living estudiaba su manual para aprender a manejar su helicóptero, a las 22hs se fue a dormir y a las 7am lo desperté, en ese momento se baño y cuando salió de la ducha le digo Gilles no querrás desayunar papas fritas no? Y el riendo me dijo, no, no, un vaso de agua está bien y después se fue a Fiorano a trabajar.

MZ: Eras como la tia de todos ellos.

BV: Claro, yo todos los fin de semana me traía todo los trajes de los pilotos a lavar, todavía hoy no sé porque Ferrari me hacia hacer ese trabajo y no se lo lavaban las mujeres de los pilotos,yo les organizaba los hoteles, les armaba las valijas, era un trabajo hermoso

MZ: Volviendo  a Gilles ¿Qué piensas de Imola del 82, la carrera que gana Pironi?

BV: Todos culpan a Didier, que era un joven encantador, siempre me traía Quesos de Francia, pero ahí el error nace en los Boxes, vaya uno a saber que hizo  Marco Piccinini, yo no estaba, pero me disgustó porque Gilles y Didider, hasta esa carrera andaban codo a codo, salían a comer juntos, venían y se iban de la fabrica juntos y fue una lástima que se peleen así, yo lo entiendo a Gilles, él estaba enojado y en la carrera de Zolder se accidentó porque Didier andaba más rápido que él, y ese sábado luego de los primeros giros que se tomaron los tiempos, para mí se equivocó Forghieri, ya que Gilles le fue a pedir de salir nuevamente a pista y era tanto el enojo que tenía que Mauro no tendría que haberlo dejado ir.

MZ: El 9 de mayo, o sea un día después de la muerte de Villeneuve. ¿Pironi fue a la fábrica? ¿Te dijo algo en particular?

BV: No, esa pregunta discúlpame pero no la puedo responder

MZ: Con quien mejor te llevabas era con Rene Arnoux ¿No?.

BV : Si, Te cuento algo, cuando yo les lavaba los trajes de competición, usaba un jabón para ropa llamado “Coccolino” que era un osito y tenía un perfume muy fuerte, todos los pilotos se cambiaban en mi oficina que parecía un guardarropa, ya que yo tenía baño privado, cuando Rene agarró su conjunto lo huele y me dice Hummm que rico perfume y yo le dije es Coccollino, cuando salió de la oficina, Forghieri , los Mecánicos y hasta Michele Alboreto  le decían ¿Por qué Perfumaste tanto la ropa? Y él decía, me gusta, es Coccoilino, a partir de ahí, nadie lo llamaba Rene, todos lo llamaban Cocolino.

MZ: Como fue el adiós de Niki Lauda a Ferrari? ¿Qué recuerdas?

BV: No lo sé, ya que yo no trabajaba en Ferrari por aquel tiempo, yo llegué al final del año que Niki se fue, igual, dado el círculo social que frecuentábamos en Italia, yo lo conocía a Niki, me caía muy bien, nos llevábamos bien, él era como yo, yo jamás me callo la boca, las cosas deben decirse como son y punto, me acuerdo que a Luca di  Montezemolo le molestaba que hable seguido con Piero y me decía…¡ Maddonna!! Como hablas!! Y yo le decía, a mi me gusta hablar, no soy parco como vos (Risas).

MZ: Se que adorabas a Chris Amon.

BV: Oh, Chris era mi hermano menor, un piloto fantástico pero con muchísima mala suerte, siempre que estaba adelante yo cruzaba los dedos para que llegue al final y siempre pasaba algo y el auto se rompía, era un hombre con mucha mala suerte y siempre llegaba a Boxes con una sonrisa como diciendo “La próxima vez será”,.

Después de cada carrera, el día lunes, Chris me hacia leer los periódicos para ver si decían algo de él, ya que él no hablaba ni entendía Italiano , y cuando los Periodistas decían algo malo o feo de Amon, yo no se lo leía, porque sabía que él sufría mucho, era muy sensible.

Ojo, yo fui vecina de Ludovico Scarffiotti y Lorenzo Bandini, cada mañana, Lorenzo venia a tomar jugo de naranja exprimido, Lorenzo me dijo, como vos siempre me haces el jugo de naranja te voy a regalar una maquina exprimidora para que lo hagas, y esa máquina, todavía la tengo acá, la estoy mirando en este momento, Lorenzo era un chico muy simpático, Y Scarfiotti y Parkes, hacían las pruebas de Módena a  Nápoles, cuando todavía no existía la autopista, estamos hablando de hace muchísimos años atrás, ellos hacían la pruebas  y se turnaban el volante, Bandini, Scarfiotti y Parkes, eran un trió fantástico, cuando venían a casa y se quedaban cerca de donde estábamos nosotros (Yo y unas amigas) nos hacían la vida imposible, (Risas), se llevaban las llaves del auto o de la casa y nos dejaban encerradas afuera, nos encerraban en el baño, la verdad pase años hermosos con ellos, los mejores años de la Ferrari tuve la suerte de vivirlos, ahora no es así, es muy aburrido.

MZ: ¿Qué concepto tenían en Ferrari de Carlos Reutemann?

BV: OH un piloto con mucha mala suerte, pero mira, el primer día que conocí a Carlos me quedé con la boca abierta, no podía hablar, por Dios, que hombre hermoso, un hombre alto, de buen cuerpo, rubio, ojos celestes, una dentadura perfecta, Maddonna!!Nunca vi un hombre así hermoso, cuando  terminaba mi horario laboral y venían mis amigas a buscarme a la Fabrica, cuando lo veían al Lole no dejaban de mirarlo, después me decían ¿Cuándo viene Reutemann a la fabrica? ¿Cuándo viene de nuevo?, (Risas), Carlos era fantástico, pero vivía en su mundo, era muy cerrado y difícil acceder a él, a veces no sabía ni en que día estaba.

MZ: ¿Y si te digo una fecha? 14 de Agosto de 1988.

BV: Yo estaba en Estados unidos cuando murió Enzo,  yo en ese momento era secretaria de Piero y lo llamé al enterarme de la muerte de su Padre , le dije si quería que vaya para allá, urgentemente, y Piero me dijo , No, Papá organizó todo, sabes que a él no le gustaba todo el desplazamiento de los medios, a las 6 de la mañana organizaron el velatorio, y fue una ceremonia intima y privada, un día del que jamás me olvidaré.

MZ: Mauro Forghieri?

BV: Mauro es un excelente hombre, con un gran carácter, pero un hombre que no le temblaba el pulso al momento de tomar las decisiones.

MZ: Mantenés relación con la familia Ferrari? ¿Con Piero por ejemplo?

BV: Si, soy muy amiga de Piero, lo aprecio mucho y siempre lo defiendo cuando alguien habla mal de él.

MZ: ¿ Porque pensas que Ferrari decía que las mujeres de los pilotos no debían ingresar al box?

BV: Pienso que él pensaba que ellas eran una distracción nociva para ellos, sin embargo, las mujeres de los pilotos siempre estaban en los boxes atendiendo los quehaceres de sus esposos.

MZ: Ferrari a diferencia de lo que muchos piensan era un hombre austero, que no tenía ni mansiones ni grandes lujos, porque piensas que era asi?

BV: Él jamás se tomaba vacaciones y creo que muy pocas veces viajo a otros lugares, era un hombre obsesionado con el trabajo, lo más importante para él eran sus autos.

MZ: En los últimos años de vida de Ferrari, uno de los nombres más fuerte que sonaba como piloto a incorporar era Ricardo Patrese, ¿Por qué piensas que nunca lo contrató?

BV: La verdad no lo sé, lo que sí sé, es que su nombre jamás lo escuche en los pasillos de Ferrari, es probable que “El viejo” jamás lo haya tenido verdaderamente en cuenta.

MZ: ¿Cómo era Michelle Alboreto?

BV: Una excelente persona y un piloto que Enzo  valoraba mucho, sabia de la entrega de Michele para con la escuadra, muchos fines de semana yo iba a Milán a pasar los fines de semana con su familia, era un hombre que cuando hablaba de Ferrari se le llenaban los ojos de lagrimas, lo extraño mucho.

MZ: ¿Conociste a Ayrton Senna?

BV: Si, lo conocí en una oportunidad que debía ir de Imola a Maranello, finalizadas  unas pruebas, Berger, que me conocía de su paso por la escuadra le dijo a Ayrton que me iban a llevar, ya que la lluvia era muy intensa y los vuelos estaban retrasados, hicimos todo el viaje los tres en auto, en un momento, Ayrton se da vuelta y me dice, “Roguemos que no haya periodistas porque si ven dos personas de McLaren y una de Ferrari en un auto caeremos en desgracia (Risas), era un hombre muy educado y con un hermoso sentido del humor.

MZ: ¿Cómo fue para Piero crecer bajo la enorme  sombra de su padre?

BV: Fue muy difícil, porque Ferrari tenía un carácter muy fuerte y siempre intimidaba a Piero, cuando estábamos en alguna reunión, Ferrari no lo dejaba opinar , pero no lo hacía de malo, era un hombre que se encargaba de todo y Piero jamás discutía, se guardaba toda la bronca dentro y todavía lo hace. Piero tiene el carácter de su madre.

MZ: ¿Tuvieron una relación difícil?

BV: Claro que si, muy difícil, dos personas con carácter diferente, Enzo demasiado fuerte y su hijo que haga lo que haga nunca podía deslumbrar a nadie, siempre en ese cono de sombra que forjo su padre, claro que fue una relación difícil.

MZ: Enzo Ferrari. ¿Era un hombre feliz?.

BV: No, nunca lo fue, primero porque una parte de su felicidad y de él, murió cuando falleció Dino, su hijo, segundo, es porque él era un hombre inconformista por naturaleza, cuando sus autos ganaban quería ganar por más diferencia y así siempre, siempre quería de más.

MZ: En ese inmenso mundo que formo y construyo Ferrari, ¿Tuvo amigos, alguien en quien confiar?

BV: ¿Sergio Scaglietti y Ragionere Benzi, los únicos amigos de su vida, de toda la vida, ellos, cada sábado al medio día iban a la pista de Fiorano para almorzar con Enzo.

MZ: ¿El piloto más amado por Enzo Ferrari?

BV: Sin lugar a dudas, Gilles Villeneuve.

Así fue este hermoso paseo por los pasillos de la emblemática fabrica Ferrari, junto con una persona que no se reservó nada, quizás, porque al compartir recuerdos y experiencias, mantenemos en nosotros ese pasado que ya no volverá.

About The Author