ComunicAr Deportes

La pasión se vive y se lee

River golpeó primero en el Monumental

River fue más que Boca en la primera semifinal de la Copa Libertadores y se perfila como gran candidato para clasificar a la final del torneo. El equipo de Gallardo mostró una clara superioridad en el juego y se impuso 2-0 con tantos de Borré de penal e Ignacio Fernández.

Una vez más, los máximos exponentes del fútbol argentino volvieron a verse las caras en el torneo continental más importante de América tras aquella recordada final del año pasado.

Ambos tuvieron su prueba en la Superliga Argentina donde empataron 0 a 0 pero eso no demostraba nada de lo que podía llegar a ocurrir hoy en el Estadio Antonio Vespucio Liberti.

Ni bien comenzado el partido, el VAR se volvió protagonista después de que el árbitro brasileño Raphael Claus cobrara un penal de Más contra Borré a los 7 minutos. El colombiano disparó fuerte al medio mientras Andrada se tiraba hacia su derecha para poner al Millonario 1 a 0 arriba.

Santos Borré festeja tras el gol marcado desde los 12 pasos (Marca.com)

A partir de allí fue prácticamente todo del conjunto local quien presionaba, llegaba al arco de Boca sin mayores dificultades pero aún así no podía aumentar la diferencia.

Los de Alfaro por su parte no encontraban su lugar en la cancha, la estrategia ideada por el técnico Xeneize no funcionó y se notó demasiado. El único que destacó fue Izquierdoz, pero porque debió defender a cada rato.

Al final del primer tiempo, los visitantes tuvieron la única gran oportunidad de la noche. Después de un córner a favor de River, salió una contra con Capaldo y Ábila. El delantero ex-Huracán llegó hasta el borde del área y se la entregó al chico de 23 años quien le pegó tan mal que la pelota se fue muy lejos del arco.

Capaldo se lamenta después de la chance perdida en el final del primer tiempo (Goal.com)

La segunda mitad fue toda de River. Boca solo se limitó a marcar, no generó ninguna llegada y lo peor de todo: le convirtieron otro gol. Antes de eso, Andrada se convirtió en figura después de varias tapadas que pudieron haber terminado con un resultado aún más abultado.

A 20 minutos del final, lo que el Millonario demostró durante todo el partido, y especialmente en los últimos 45 minutos, cosechó sus frutos tras una estupenda doble pared entre Nacho Fernández y Suárez. Como en el Santiago Bernabéu, Nacho apareció para encontrarse con la asistencia desde la derecha sorprendiendo a todos los defensores.

Boca nunca tuvo respuestas, solo encontraba salidas con pelotazos a «Wanchope» que no podía hacer más que jugar a espaldas. Rendimientos mediocres para los de Alfaro que esperarán mejorar para la vuelta en La Bombonera el próximo 22 de octubre.

About The Author