ComunicAr Deportes

La pasión se vive y se lee

UN SHOW EN EL TEATRO COLÓN DE LINIERS

Una verdadera fiesta se vivió anoche en el estadio José Amalfitani, mucho color y canticos en un compromiso que brindó lo que prometió. Fue una velada de buen juego, con dos equipos que tienen la idea bien clara, y es ganar.

Ya se pusieron en marcha los octavos de final de la Copa Libertadores y en esta ocasión fueron los partidos de ida. El Miércoles, por la noche, se vieron las caras Vélez y River, el duelo que todo hincha del fútbol no se quería perder. Ambos combinados son de lo mejor que tiene el deporte argentino.

El encuentro fue lo que se propuso o por lo menos lo que en la previa se esperaba. Un Vélez vertiginoso, con jóvenes promesas y destellos de muy buen fútbol con grandes combinaciones, pases profundos y llegadas punzantes. Por otro lado, River, el equipo de Marcelo Gallardo al que todos sabemos cómo juega y más en estos compromisos internacionales.

PRIMER TIEMPO

Durante la primera mitad se observó un River paciente intentando elaborar una jugada clara de gol, mientras que los dirigidos por Medina esperaban para en la más mínima chance salir de contraataque. Y así, de esa manera se dió el único gol del encuentro, el Millonario, más precisamente Enzo Fernández, entregó mal el balón en la mitad de la cancha, Garayalde interceptó el esférico y se la dejó servida a Pratto (Quien jugó un partidazo), este mismo colocó la pelota dentro del área para que Lucas Janson le gane la pulseada a Martínez y así le cometan penal, que luego, segundos más tarde, cambió por gol.

 

SEGUNDO TIEMPO

En el complemento, el partido fue igual o de hecho más a favor del equipo de Liniers, quien cerró los espacios, tapó de muy buena manera a Julián Álvarez, Braian Romero y Ezequiel Barco. El equipo de Núñez, se abarató con la pelota en los pies y nunca pudo o mejor dicho jamás se repuso después del gol local. Vélez tuvo situaciones muy claras para matar el partido (Por lo menos el de ida) pero Armani y los palos lo dejaron con vida. Las entradas de Julián Fernández y Abiel Osorio le dieron claridad, frescura y más intensidad a un ataque Fortinero que puso en apuros a Paulo Díaz, Mammana y Casco (Quien tuvo una vuelta complicada). Osorio tuvo la última chance de matar el partido pero su tiro pegó en el travesaño.

 

 

La vuelta será el próximo Miércoles 06/07 a las 21:30hs en el estadio Antonio Vespucio Liberti. Vale recordar y destacar que el gol visitante ya no vale más doble y que ahora el Fortín tendrá a qué ir a jugarle de igual manera al Millonario en una cancha que presiona y exige. Otro gran compromiso que promete nos espera, ojalá sea de tal manera de lo que vimos anoche.

 

About The Author